Tag Archives: PreBoda

El verbo Estar

El verbo Estar se debería escribir con h intercalada,  de Esther, porque si hay algo que le llena a Alberto es eso, el estar de Esther.  Una pareja, dos pelirrojos, un solo amor, tantos objetivos en la vida que es dificil empezar a escribir cual de ellos es su principal punto de mira. Fútbol, moda, el amarillo, el rosa, el azul, el rojo  y el blanco o el rojo, amarillo y morado, siempre en las estanterías de la casa de Alberto. Preboda improvisada delante de una bañera antigua, o delante de las torres de la catedral de Salamanca, casi a su misma altura. Fiesta. Mucha fiesta. Lágrimas de emoción, de alegría y alguna de tristeza. Abrazos fraternales, de amistad infinita, de profundo querer. Y el verbo esthar, de Esther,  porque así lo quiere Alberto, así lo desea, con un verbo que se inventan, querer no es solo amar es estar, acompañar, sentir y olvidar. Recordar el futuro. Y esthar, ahora Alberto, junto a ella, la del verbo con h. Y juntar frases, y letras aspiradas. ” Y acojo en mi hogar palabras que he encontrado abandonadas en mi palabrera. Examino cada jaula y allí, narrando vocales y consonantes. Encuentro a sucios verbos que lloran después de ser abandonados por un Sujeto que un día fue su amo, Y de tan creído que era prescindió del predicado. Esta misma semana han encontrado a un par de adjetivos trastornados, a tres adverbios muertos de frío, y a otros tanto de la raza pronombre, que sueñan en sus jaulas con ser la sombra de un niño. Se llama entonces a las palabras que llevan más días abandonadas, y me las llevo a casa, las vacuno de la rabia, y las peino a mi manera, como si fueran hijas únicas, porque en verdad todas son únicas.”

 

Valencia. Estos son verbos.

Valencia. Compartir, sentir, abrazar, beber, pasear, comprar, charlar, reir, cocinar. Verbos para añadir a un viaje lleno de sentimientos, de emociones, de vivencias y de trabajo. Un viaje a Valencia que duró cuatro días con sus noches. Cuatro días que convivimos con Sara y Antonio en su casa. Sin hacer nada excepcional atrapamos amistad, complicidad y amor. Diversión. Vivir en el número 12. Comprar los ingredientes en el mercado para hacer en casa la que hasta ahora, ha sido la mejor paella que he comido en mi vida, (¡qué manos Antonio!). Acompañarme a comprar unos pantalones cortos porque no esperaba que hiciera tantísimo calor. Compartir su alegría de estar nominados en el festival de cine de San Sebastian por una película de animación. Acompañarlos al hotel a llevar cosas de la boda. Charlar en la playa. Conocer amigos. Cenar con sus amigos. Ver y sentir. Crear fantasias en forma de dibujos y contrastarlo de manera científica.  Cenar de tapas acompañadas por unas Turias (cerveza autóctona), y terminar de emborracharnos en casa con Herbero (licor típico de Valencia).  Madrugar para comprar los croisants y el pan recién hechos en la panadería del barrio. Estos son.

 

 

 

 
00 01 02
04 05 06 07 0810 09

1311 15 18 19 20 21 22

 

Preboda Esther y David

Ya he dicho en este mismo blog el tipo de personas que son tanto Esther como David, no voy a insistir en ello; porque doy por sentado que me creéis si os digo lo geniales que son y, también como decía en la entrada dedicada a su reportaje de boda, que son mucho más que unos clientes. Evidentemente, no se puede llegar a ese nivel de empatía si no hay una base de bondad y buen rollo “en la mochila desde casa” Pero también es cierto que los reportajes de preboda contribuyen muchiiiisimo a acortar distancias, físicas y emocionales con el fotógrafo. Es algo que siempre cuento en estas entradas, no todo el mundo cree que esto sea así, puede incluso que algunos piensen que se trata de una estratagema comercial o un “cuento” de los fotoperiodistas de boda. Pero me remito a los hechos y los resultados. Una espléndida tarde de paseo y fotos – con protagonista cuadrúpedo incluido – que terminó con un “piscolabis” excelente en casa de otros grandes amigos y clientes: Jorge y Soraya, de la gastrotasca Tapas 2.0

esther y david11 esther y david15 esther y david14 esther y david13 esther y david12 esther y david10 esther y david16 esther y david9 esther y david8 esther y david7 esther y david6 esther y david5 esther y david4 esther y david3 esther y david2

esther y david17 esther y david1

 

Natalia y Daniel (1 de Septiembre 2012)

Como ya comenté en el blog, cuando subí la Preboda de Natalia y Dani, esta fue la primera boda que contraté para la temporada de este año. Afronté el trabajo con la ilusión de aplicar los conceptos, las ideas y el “modelo” del reportaje de boda distinto que defendemos quienes creemos en el fotoperiodismo de bodas, y que tenía en la recámara para todos los trabajos que han venido después. Mi creatividad nunca se vio limitada bajo ningún concepto. Nata y Dani son dos novios tan abiertos y tan divertidos, con los que comulgo tanto, que puedo decir con humildad y orgullo que, aún hoy, me han permitido entrar a formar parte de su círculo de conocidos. Podemos irnos de cañas sin problemas y los he invitado hace poco a mi fiesta de cumpleaños. Quizás este detalle puede dar una idea del “clic” emocional – casi espiritual – que experimenté realizando este reportaje y de hasta qué punto, trabajar congelando momentos puede reportar una satisfacción que va mucho más allá de un compromiso firmado, sobre un papel. Quizás viendo el reportaje algunos entiendan qué filosofía se esconde tras el fotoperiodismo de bodas, del que estoy disfrutando con otros profesionales estos días en Málaga

Natalia y Dani 1 Natalia y Dani 2 Natalia y Dani 3 Natalia y Dani 4 Natalia y Dani 5 Natalia y Dani 6 Natalia y Dani 7 Natalia y Dani 8 Natalia y Dani 9 Natalia y Dani 10 Natalia y Dani 11 Natalia y Dani 12 Natalia y Dani 13 Natalia y Dani 14 Natalia y Dani 15 Natalia y Dani 16 Natalia y Dani 17 Natalia y Dani 18 Natalia y Dani 19 Natalia y Dani 20 Natalia y Dani 21 Natalia y Dani 22 Natalia y Dani 23 Natalia y Dani 24 Natalia y Dani 25 Natalia y Dani 26

Natalia y Daniel (Preboda)

La boda de Dani y Natalia fue la primera que contraté, para la campaña de este año y he tenido mucho tiempo para pensar qué quería y cómo lo quería. Desde el primer momento entendí que íbamos a llevarnos bien. No solo porque Dani fuera aficionado a la fotografía – que también – sino porque su “abandono” a mis criterios fue total. Mucha gente olvida que el producto de mi trabajo no es algo seriado, repetitivo, que puede hacerse en masa en una fábrica. Me da mucho pudor reconocerlo, o decirlo en público, pero la fotografía es un ARTE. Por eso, cuando tus criterios creativos no se ven limitados, porque la pareja que va a casarse entiende eso, porque confía plenamente en ti y se pone en tus manos, no sólo sientes una tremenda responsabilidad. También una gran satisfacción, ya que tu arte es libre y el resultado casi siempre marca la diferencia. La idea de hacer la preboda en casa, en un espacio tan sugerente y privado como la cama, fue de Natalia. Y me lo propuso con inseguridad, como temiendo como que no me “atreviese” a hacerlo o me diera reparo. Por suerte, con el tiempo se han dado cuenta de que “no me atrevo” es algo que no digo con facilidad 😉  Y el resultado… pues es el que veis. Espero que os guste. Gracias a Nata y Dani, por crear arte con vuestro amor.

 

Ana y Luis (14 Abril 2012)

Luis y Ana son de esas parejas que puedes considerar especiales. Son especiales sus miradas,  sus gestos y sus palabras. La ceremonia de la boda celebrada en La Hacienda Zorita (Salamanca), fue una manifestación, de las más sinceras y honestas que recuerdo de lo que es el amor, así, sin más. Ni mi hermano, que ha hecho un espléndido vídeo, ni yo mismo nos hemos sentido ajenos a su boda, a su celebración y extraños ante lo que sentían en uno por el otro . Su ceremonia fue sencilla, alegre, elegante, muy campestre y cuidada hasta el más mínimo detalle. Incluso los regalos para los invitados, hechos artesanalmente en táneke. El ambiente creado en la capilla de La Hacienda Zorita: rodeados de barricas de vino, la delicada decoración de flores silvestres, la luz , la selección de la música de acompañamiento del cuarteto de cuerda Ad Libitum, Paqui, la hermana de Ana, como maestra de ceremonias… Todo, de forma delicada y mágica, hizo de esta boda tan personal (con unos discursos tan cómplices y cercanos a los novios), uno de los trabajos que guardaremos en la memoria con especial cariño.

Noelia y Pejman (Preboda)

A veces no hace falta que una pareja sea extravagante, excesivamente alocada o “friky” para que un reportaje de boda – o de Preboda, como en este caso – ofrezca un estupendo resultado final, siguiendo la línea de fotoperiodismo de boda en la que creo. Noelia y Pejman son una pareja deliciosamente normal: jóvenes, activos, sensibles, cariñosos y enamorados el uno del otro. Se quieren con locura y esas sensaciones también impactan directamente en mi corazón y en el objetivo de la cámara. En ese caso, los clics no son más que un fiel reflejo de la historia de amor de una pareja que decide compartir su vida conmigo, lo que siempre es un motivo de orgullo y agradecimiento. ¡Y también una oportunidad para las sorpresas! El tío de Pejman, Amir, es amigo mío desde hace tiempo y desconocía el parentesco. Será un placer encontrarlo de nuevo en la boda de esta encantadora pareja ¡¡Y hacerle algunas fotos, claro está!!

Ana y Lluis (Preboda)

En un primer momento, tanto Ana como Lluis pueden parecer serios pero, en la distancia corta, uno se da cuenta enseguida de que ambos son unos “armadanzas” súper divertidos, de espíritu cosmopolita y con ganas de experimentar. Por ese motivo, tanto en la preboda como en el posterior reportaje, se combina lo tradicional y lo contemporáneo. Tal es así, que mezclaron una ceremonia en la capilla de la Universdidad de Salamanca, con algunas fotos de exteriores en la fachada histórica, gracias a la iniciativa “Ascensvum” y un banquete en las modernas instalaciones del Hotel Abba Fonseca. Con libertad total para desarrollar mi trabajo según mi criterio, fue una gozada hacer clics con ellos. Y, por si esto fuera poco, dentro de nada realizaré su Postboda en Barcelona. Así cualquiera.

Preboda Ana & Lluis 1Preboda Ana & Lluis 2Preboda Ana & Lluis 3Preboda Ana & Lluis 4Preboda Ana & Lluis 5Preboda Ana & Lluis 6Preboda Ana & Lluis 7Preboda Ana & Lluis 8

Anny y David (Preboda)

Las PreBodas, afortunadamente, están calando poco a poco en la mente de las parejas. Por suerte, cada vez más, los novios se dan cuenta de que no es imprescindible el vestido de novia para hacer una excelente sesión de fotos y un reportaje de calidad. Y no se trata exclusivamente de algo que queramos “vender” quienes creemos en el fotoperiodismo de bodas. Es una ocasión única para que los novios den rienda suelta a su romanticismo, a sus sensaciones, a su afecto sin más excusa que compartir su amor conmigo. Algo por lo que me siento profundamente afortunado. Tanto Anny como David dieron rienda suelta a lo que sienten el uno por el otro y los tres nos lo pasamos de lo lindo. Si antes del día de su boda quedaron fotos como éstas… estoy deseando que llegue el día en que ambos se den el sí quiero, para poder estar a su lado, también entonces.

Nuria y Alex (PreBoda 23 Junio 2012)

Los beneficiados de las PreBodas siempre están a los dos lados del objetivo. No sólo los novios ganan en confianza y seguridad. Los fotógrafos también ganamos. En este caso, tanto Nuria como Alex han dado un paso más en todo el proceso de preparación de su boda. Tan metidos están en ello que han creado un blog dedicado exclusivamente al evento y están disfrutando de toda la vorágine. Con este grado de implicación, siendo tan receptivos como son, es normal que haya quedado una PreBoda como esta. Y después de ver los resultados, solo puedo deciros que me muero de ganas de continuar disfrutando con ellos el próximo 23 de Junio. ¡¡Ya queda menos en la cuenta atrás!! ¡¡Qué ganas!!