Tag Archives: fotoperiodismo de

Entre el río Tormes y la ría de Vigo

Cuando te piden hacer una postboda en las Islas Cíes, esperas encontrarte (siendo verano), un día de calor, soleado, arena blanca y un mar con el mismo color que los ojos de la novia. La sorpresa viene cuando me explica mi buen amigo fotógrafo Nacho Morán, que en Vigo hay microclima, y que el tiempo allí es de lo mas impredicible. Nos encontramos mas niebla que en el llanuras de Valladolid, una brisa acompañaba a las nubes bajas, y por supuesto, el atlántico estaba en su punto: frío, muy frío. Lo mejor fue el desafío de enfrentarnos a algo así: las pocas horas de luz  y que los turistas salían de la isla en desbandada, con lo que nos dejaron una bellísima isla desierta mas propia de Noruega que de España.

Lorena y Alberto llegaron por primera vez al estudio casi de puntillas, como sin querer hacer ruido, sobre todo Alberto. Un binomio perfecto, el timido brillo de los ojos de Alberto con la sonrisa de terremoto de Lorena. Se pusieron en mis manos, o mejor dicho, en nuestras manos, porque mi hermano Carlos y su equipo le hicieron la película, desde el primer minuto. Todos sabíamos que iba a ser fácil, muy fácil. Y así fue. Una boda emocionante, llena de contrastes, como ellos, grandes sonrisas, lágrimas de emoción, abrazos tremendos, mucha familia, pero también muchos amigos. Muchas personas que demostraban su amor hacia nuestra pareja  y también entre  ellos. Sabíamos que iba a ser fácil. Un viaje a Galicia con mi hermano de armas Che Rivas y con mi amor y diseñadora Loreto. Muchos kilómetros para encontrarnos con el bueno de Nacho. Mucha cervezas, no, perdón, muchas Estrella Galicia, que no es lo mismo. Pulpo, mejillones y que se yo. Estábamos tres fotógrafos y una diseñadora ávidos de tener nuevas imágenes. Llenos de ganas por crear, por capturar amor y paisajes. Sabíamos que iba a ser fácil. Un barco, risas y nervios. Frío, y nosotros en pantalon corto y camiseta, claro. Conseguimos abordar la isla saltando a las escaleras del puerto, entre Ferry que entraba y Ferry que salía. Complicado con mochilas, ropa de cambio, zapatos de suela y cancán de vestido de novia. Sabíamos que iba a ser fácil y lo fué. Gracias Lorena, Alberto, Nacho, Loreto y Che.
loreyalberto-7040

loreyalberto-7059
loreyalberto-7191
loreyalberto-7217
loreyalberto-7243

loreyalberto-7291
loreyalberto-7409 loreyalberto-7552loreyalberto-7620 loreyalberto-7686 loreyalberto-7709loreyalberto-7918 loreyalberto-7949loreyalberto-8056loreyalberto-8400post-0068 loreyalberto-1860 post-0283 post-0299 post-9648 post-9843 post-9916 vigo-0399

AMOR, MAR Y MONTAÑA

Escribir una entrada sobre una boda, nunca es fácil. Las bodas son un cúmulo de emociones, de sentimientos, de momentos, de gestos, de olores, de sabores, de sonidos, y por mucho que te esfuerces en contarlo con palabras, es muy complicado llegar al poder que tienen las imágenes.

Elena y Christian son de las parejas que se hacen querer desde el principio, así de golpe, sin anestesia ni nada. Se involucran al cien por cien. Y desde el prinicipio confiaron ciegamente  en nosotros para que le hiciéramos el reportaje del día de su boda (fotografía y vídeo).

El lugar elegido para la celebración fue la Abadia de los templarios (La AlbercaSalamanca). Allí todo es más fácil: el ambiente rústico del hotel, sus habitaciones abuhardilladas, los bosques de encinas… nos ayudan a absorber toda la energía positiva, y mágica que nos rodea. Y creo que esta vez la sinceridad, y esponteadad de los novios y los invitados, nos lo dieron todo hecho.

Christian es asturiano, y como todos los asturianos, lleva su tierra muy a dentro. Por eso quiso que fuésemos a hacer las fotos de post boda a la playa de Rodiles (cerca de Gijón). Magia pura por los cuatro costados. Cantábrico a raudales. Asturias.

Si a esto le añades trabajar junto a mi hermano de sangre y videógrafo, Carlos Lorenzo, y junto a mi hermano de armas, Che. Pasear por la Playa de San Lorenzo de Gijón. Compartir un gigantesco pote asturiano con nuestro buen amigo y colega Miguela. Y cenar unos cachopos de medio metro con unas sidrinas junto a los novios y sus tios…. Se me saltan las lágrimas al recordarlo.

elenaycris-2734

elenaycris-0768elenaycris-2618elenaycris-4998elenaycris-2893elenaycris-0722elenaycris-2906elenaycris-2901elenaycris-2975verticaleselenaycris-2942elenaycris-3059elenaycris-3204elenaycris-4979

Natalia y Daniel (Preboda)

La boda de Dani y Natalia fue la primera que contraté, para la campaña de este año y he tenido mucho tiempo para pensar qué quería y cómo lo quería. Desde el primer momento entendí que íbamos a llevarnos bien. No solo porque Dani fuera aficionado a la fotografía – que también – sino porque su “abandono” a mis criterios fue total. Mucha gente olvida que el producto de mi trabajo no es algo seriado, repetitivo, que puede hacerse en masa en una fábrica. Me da mucho pudor reconocerlo, o decirlo en público, pero la fotografía es un ARTE. Por eso, cuando tus criterios creativos no se ven limitados, porque la pareja que va a casarse entiende eso, porque confía plenamente en ti y se pone en tus manos, no sólo sientes una tremenda responsabilidad. También una gran satisfacción, ya que tu arte es libre y el resultado casi siempre marca la diferencia. La idea de hacer la preboda en casa, en un espacio tan sugerente y privado como la cama, fue de Natalia. Y me lo propuso con inseguridad, como temiendo como que no me “atreviese” a hacerlo o me diera reparo. Por suerte, con el tiempo se han dado cuenta de que “no me atrevo” es algo que no digo con facilidad 😉  Y el resultado… pues es el que veis. Espero que os guste. Gracias a Nata y Dani, por crear arte con vuestro amor.