Tag Archives: confianza

Valencia. Estos son verbos.

Valencia. Compartir, sentir, abrazar, beber, pasear, comprar, charlar, reir, cocinar. Verbos para añadir a un viaje lleno de sentimientos, de emociones, de vivencias y de trabajo. Un viaje a Valencia que duró cuatro días con sus noches. Cuatro días que convivimos con Sara y Antonio en su casa. Sin hacer nada excepcional atrapamos amistad, complicidad y amor. Diversión. Vivir en el número 12. Comprar los ingredientes en el mercado para hacer en casa la que hasta ahora, ha sido la mejor paella que he comido en mi vida, (¡qué manos Antonio!). Acompañarme a comprar unos pantalones cortos porque no esperaba que hiciera tantísimo calor. Compartir su alegría de estar nominados en el festival de cine de San Sebastian por una película de animación. Acompañarlos al hotel a llevar cosas de la boda. Charlar en la playa. Conocer amigos. Cenar con sus amigos. Ver y sentir. Crear fantasias en forma de dibujos y contrastarlo de manera científica.  Cenar de tapas acompañadas por unas Turias (cerveza autóctona), y terminar de emborracharnos en casa con Herbero (licor típico de Valencia).  Madrugar para comprar los croisants y el pan recién hechos en la panadería del barrio. Estos son.

 

 

 

 
00 01 02
04 05 06 07 0810 09

1311 15 18 19 20 21 22

 

Fotografías de la boda de María y Rubén

He de reconocer que cuando conocí a María en la boda de su hermano Javi, lo primero que pensé es, ójala cuando esta chica se case cuente conmigo para que lo recuerde durante toda su vida, porque además de guapa, María está siempre sonriendo, apostaría que cuando llega a casa le duelen los carrillos de estar siempre con esa cara de felicidad que todo lo inunda. Por supuesto, Rubén le sigue los pasos, un hombre simpático, amable, abierto. Así que cuando hace algo así como un año se presentaron para decirme que se casaban y que querían que yo fuese su fotógrafo de boda, la alegría fue máxima. Una boda en la que tuvimos mucha suerte, porque mientras estábamos en Salamanca con Rubén cuando se preparaba estaba lloviendo, y como podréis ver en la primera foto del resumen, se despejó y aunque se quedó fresquito, hizo un precioso día.

1

4 5 6 7 8 9 10 11 14 15 16 17 18 19

Boda de Laura y Alex

 

Laura y Alex son de esas personas que entran en tu vida fotográfica como de puntillas, pero sabiendo perfectamente lo que buscan y lo que encuentran. Son tan diferentes como complementarios, aunque hay en una cosa en la que si son iguales, en la grandeza de su generosidad. No creo que tenga mucho mas que decir. Su reportaje está hecho con todo el amor, con todo el cariño. Con ternura, con sonrisas y complicidad. Parece como si el reportaje de la boda hubiese sido una escusa para acercarnos a una amistad. Desde entonces han caído varias cañas, y hasta un cocido en Madrid. Las puntillas se han tornado en paso firme. Han entrado en nuestras vidas, y no creo que salgan tan fácilmente. Mil gracias

01

02

03

04

05

07

08

09

10

11

12

14

15

16

17

18

Boda en Barco de Ávila

Una boda en Barco de Ávila es uno de esos pequeños regalos que te llegan en forma de reportaje, en forma de pareja que se ve a la legua que se quieren, sin necesidad ni siquiera de agarrarse de la mano o de darse un beso delante de mi.  Pedro y Mery, Mery y Pedro.  Él es de esos hombres que te abren los brazos de par en par, para que seas su amigo, una parte importante en la que confiar en uno de los días mas importantes de su vida. Mery, es preciosa por dentro y por fuera, como no podía ser de otra manera en una persona que cuida y enseña a los mas pequeños a crecer, a jugar y a querer. Barco de Ávila es un remanso de paz y de tranquilidad, un pueblo donde la peluquería,en la que se peinó Mery, está a diez metros escasos del bar donde Pedro, su padre, su suegro, y yo mismo tomamos café a media mañana. Un bar con fotografías de paisajes nevados, que nos recuerdan que estamos muy cerquita de la Sierra de Gredos. Y a otros tantos metros de distancia, la casa de los padres de Pedro. Una pequeña boda, donde puedes llamar a cada invitado por su nombre de pila, porque eran una docena y media. Reportajes que te marcan porque te han dado la autoridad para hacer lo que mas te guste, lo que salga de más adentro de mi corazón y de mis ojos…Y así lo hice desde el momento en el que salí de Salamanca, Sigur Ros sonando en el coche, paisajes llenos de árboles, olor a jara, a tomillo y a resinas, un placer trabajar en sitios como Barco de Avila y con parejas como Mery y Pedro. Gracias parejita, gracias por dejarme ser, y por dejarme hacer. Sí, aun más.

pedroymaria-0779 pedroymaria-0798 pedroymaria-0810 pedroymaria-0955 pedroymaria-1044 pedroymaria-1113 pedroymaria-1249 pedroymaria-1271 pedroymaria-1358 pedroymaria-1593 pedroymaria-1657 pedroymaria-6999 pedroymaria-7028 pedroymaria-7089 pedroymaria-7267 pedroymaria-7294 pedroymaria-7353 pedroymaria-7370 pedroymaria-7388 pedroymaria-7417 pedroymaria-7426 pedroymaria-7447

Boda en Santander

Santander Salamanca, como un título de película y como tal, la boda de Marta y Jurro, ha sido muy esperada en nuestro estudio, lo primero porque por motivos personales de la pareja, hubo que posponerla un año entero, y segundo porque son de esas parejas que te hacen sentirte un amigo suyo desde casi el primer momento. La postboda, la hicimos en la maravillosa playa de Valdearenas de SantanderMe fui con mi mujer para disfrutar de unos maravillosos días en Cantabria. Si no lo conocéis, os lo recomiendo de corazón. Marta y Jurro nos dejaron un apartamento que tienen en la montaña, alejados de ruidos, de bullicios, de estres. Entrar y salir cuando uno quiere, sin obligaciones, sin destinos, recorrer Cantabria sin un rumbo…Verde, montañas, nubes, humedad, playa, mar, rocas, pescado…Comillas, Santander,  El Sardinero,  Potes,  Reinosa, Torrelavega,  Laredo… Una boda donde no solo los novios si no todos los invitados te dejan hacer, se hacen complices de tu trabajo…Ceremonia religiosa en la Catedral Nueva de Salamanca, en la mini capilla de la Virgen de la Soledad, exteriores llenos de magia y de luz, un atardecer maravilloso en el campo. Espigas, globos, zapatillas converse, espigas caminos, polvo, amapolas, margaritas…y luego cena y fiesta en el Parador. Prácticamente todo lo que un fotógrafo de boda puede desear. Gracias parejita.

martayjurro-3 martayjurro-4 martayjurro-5 martayjurro-6 martayjurro-7 martayjurro-8 martayjurro-9 martayjurro-10 martayjurro-11 martayjurro-15 martayjurro-16 martayjurro-17 martayjurro-18 martayjurro-19 martayjurro-21 martayjurro-22 martayjurro-24 martayjurro-25 martayjurro-26 martayjurro-27 martayjurro-28 martayjurro-29 martayjurro-30 martayjurro-31 Sin título-1 martayjurro-1 martayjurro-2

 

Enrique y Elisabeth (11 de Agosto)

Hay mucha gente del sector de la fotografía de bodas que está convencida de que los profesionales del fotoperiodismo que acudimos a eventos como BodaF pertenecemos a una especie de “secta” de la que solo extraemos palabras bonitas y buen rollo vacío. Pues veréis. Antes de la boda de Enrique y Elisabeth contactó conmigo Joxean, de Zuribeltz (Vitoria). Nos habíamos conocido (de vista) en la edición de BodaF de 2012 y me dijo que quería echarme una mano en alguna boda como second shooter. Porque sí, para experimentar, colaborar y desarrollar una filosofía de trabajo y una manera de ver este negocio compartida.

Y a Salamanca que se vino, a currar como uno más de mi equipo y a pasarlo genial con estos novios, con hermosa historia de amor de por medio: habían sido vecinos en el pueblo toda la vida, una puerta frente a la otra, lucharon siempre por estar juntos, vencieron a la distancia… y un 10 de agosto revoloteando siempre, ¿verdad, chicos?. Os preguntaréis qué tal con Joxean. Pues pasa como con todo, que cuando sumas talentos, el resultado siempre es mejor que cuando estás solo ante el peligro. ¿Los locos de BodaF estamos realmente tan locos? Juzgad vosotros.

1 2 3 4 5 6 7 8 9 11 12 13 14 15 16 18 19 20 21 23 24 25 26

Preboda Esther y David

Ya he dicho en este mismo blog el tipo de personas que son tanto Esther como David, no voy a insistir en ello; porque doy por sentado que me creéis si os digo lo geniales que son y, también como decía en la entrada dedicada a su reportaje de boda, que son mucho más que unos clientes. Evidentemente, no se puede llegar a ese nivel de empatía si no hay una base de bondad y buen rollo “en la mochila desde casa” Pero también es cierto que los reportajes de preboda contribuyen muchiiiisimo a acortar distancias, físicas y emocionales con el fotógrafo. Es algo que siempre cuento en estas entradas, no todo el mundo cree que esto sea así, puede incluso que algunos piensen que se trata de una estratagema comercial o un “cuento” de los fotoperiodistas de boda. Pero me remito a los hechos y los resultados. Una espléndida tarde de paseo y fotos – con protagonista cuadrúpedo incluido – que terminó con un “piscolabis” excelente en casa de otros grandes amigos y clientes: Jorge y Soraya, de la gastrotasca Tapas 2.0

esther y david11 esther y david15 esther y david14 esther y david13 esther y david12 esther y david10 esther y david16 esther y david9 esther y david8 esther y david7 esther y david6 esther y david5 esther y david4 esther y david3 esther y david2

esther y david17 esther y david1

 

Esther y David (21 de Julio 2012)

No sé si es algo que busco, de manera inconsciente o que, con el paso del tiempo, el tipo de clientes con los que trabajo suelen responder a determinado perfil. Bueno, “perfil” no es una buena palabra. Mis clientes, cada vez con más frecuencia, me demuestran que son, básicamente, buenas personas y pronto dejan de ser “sólo clientes”, para ser casi amigos. Cada visita al estudio de Esther y David comienza como una cita profesional y suele terminar como una charla de un montón de temas. A veces, hasta con algunas cañas por ahí. Lo de buena persona Esther no puede negarlo, por el simple motivo de que siempre tiene la sonrisa franca en la cara. Y David, lo mismo. Tanto en el aspecto profesional como en el personal, está dispuesto a echarte una mano en lo que necesites. El día de su boda, no hicieron otra cosa que comportarse – conmigo y con todos los demás – tal y como son: sensibles, honestos y dispuestos a divertirse, a pasarlo bien. A disfrutar de su día. El reportaje, fresco y tan “de cara” como son sus protagonistas, con el Hotel D. Fadrique (Alba de Tormes) y la capilla desacralizada del Palacio Fonseca como escenario. La comida, excelente y la sesión de post boda en las ferias, al anochecer. Técnicamente muy complicada, pero con unos resultados diferentes a lo que solemos ver habitualmente. Sin olvidarnos, por supuesto, del fantástico vídeo de Carlos Lorenzo Rubio. Que la disfrutéis

Esther y David 1 Esther y David 2 Esther y David 3 Esther y David 4 Esther y David 5 Esther y David 6 Esther y David 7 Esther y David 8 Esther y David 9 Esther y David 10 Esther y David 11 Esther y David 12 Esther y David 13 Esther y David 14 Esther y David 15 Esther y David 16 Esther y David 17 Esther y David 18 Esther y David 19 Esther y David 20 Esther y David 21 Esther y David 22 Esther y David 23 Esther y David 24 Esther y David 25 Esther y David 26 Esther y David 27 Esther y David 28 Esther y David 29 Esther y David 30 Esther y David 31 Esther y David 32

Esther y Antonio (14 Julio 2012)

Cuando se casa una amiga muy próxima a ti – una amiga como Esther – tiendes a ser sobreprotector, a preocuparte por el hombre que la apartará de tu lado y que se llevará la joya que es. Sin ser del todo consciente piensas “ojalá se la merezca, ojalá le haga justicia a su chispeante forma de ser, a su bondad y a su belleza, interior y exterior” Como un perro guardián, temes que la cosa no funcione. Hasta que conoces a Antonio y te dices: “Vale. Todo va bien, va a estar a la altura de sobra” Y bromeaba con Esther en la boda: “Que sepas que tu marido da mucho asco – le dije – No se puede ser más guapo, educado y cabal, más noble y buena persona”. Cuando los ves juntos sabes que el engranaje va a encajar como un guante. Que van a ser tremendamente felices.

Fue una boda emotiva, emocional, luminosa – la Abadía de Los Templarios es el entorno ideal – y con una intrahistoria que la hace aún más hermosa. El reportaje, de esos de los que te sientes -modestamente- orgulloso al final de temporada, muestra bastante bien la belleza que atesoran estos dos magníficos seres humanos, la delicadeza y amor con el que se miran, el inmejorable entorno familiar en el que van a construir su vida juntos. La responsabilidad que recae sobre ti, cuando trabajas para unos grandes amigos, no pesa tanto como pensabas, porque la joya de la que te desprendes ha encontrado a su alma gemela. No pierdes una joya, ganas dos. Ganas un tesoro y, las fotos, no dejan de ser un simple testimonio de cómo deben ser las historias de amor, en el mundo de los sueños. Por cierto, no olvidéis ver el trabajo de Carlos Lorenzo Rubio, con la recomendación de algún que otro pañuelo cerca.

11EstheryAntonio2EstheryAntonio3EstheryAntonio4EstheryAntonio5EstheryAntonio6EstheryAntonio7EstheryAntonio8EstheryAntonio8 EstheryAntonio9 EstheryAntonio10 EstheryAntonio11 EstheryAntonio12 EstheryAntonio13 EstheryAntonio14 EstheryAntonio15 EstheryAntonio16 EstheryAntonio17 EstheryAntonio18 EstheryAntonio19 EstheryAntonio20 EstheryAntonio21 EstheryAntonio22

Ana y Luis (14 Abril 2012)

Luis y Ana son de esas parejas que puedes considerar especiales. Son especiales sus miradas,  sus gestos y sus palabras. La ceremonia de la boda celebrada en La Hacienda Zorita (Salamanca), fue una manifestación, de las más sinceras y honestas que recuerdo de lo que es el amor, así, sin más. Ni mi hermano, que ha hecho un espléndido vídeo, ni yo mismo nos hemos sentido ajenos a su boda, a su celebración y extraños ante lo que sentían en uno por el otro . Su ceremonia fue sencilla, alegre, elegante, muy campestre y cuidada hasta el más mínimo detalle. Incluso los regalos para los invitados, hechos artesanalmente en táneke. El ambiente creado en la capilla de La Hacienda Zorita: rodeados de barricas de vino, la delicada decoración de flores silvestres, la luz , la selección de la música de acompañamiento del cuarteto de cuerda Ad Libitum, Paqui, la hermana de Ana, como maestra de ceremonias… Todo, de forma delicada y mágica, hizo de esta boda tan personal (con unos discursos tan cómplices y cercanos a los novios), uno de los trabajos que guardaremos en la memoria con especial cariño.