Tag Archives: Abadía de los Templarios

Valencia. Estos son verbos.

Valencia. Compartir, sentir, abrazar, beber, pasear, comprar, charlar, reir, cocinar. Verbos para añadir a un viaje lleno de sentimientos, de emociones, de vivencias y de trabajo. Un viaje a Valencia que duró cuatro días con sus noches. Cuatro días que convivimos con Sara y Antonio en su casa. Sin hacer nada excepcional atrapamos amistad, complicidad y amor. Diversión. Vivir en el número 12. Comprar los ingredientes en el mercado para hacer en casa la que hasta ahora, ha sido la mejor paella que he comido en mi vida, (¡qué manos Antonio!). Acompañarme a comprar unos pantalones cortos porque no esperaba que hiciera tantísimo calor. Compartir su alegría de estar nominados en el festival de cine de San Sebastian por una película de animación. Acompañarlos al hotel a llevar cosas de la boda. Charlar en la playa. Conocer amigos. Cenar con sus amigos. Ver y sentir. Crear fantasias en forma de dibujos y contrastarlo de manera científica.  Cenar de tapas acompañadas por unas Turias (cerveza autóctona), y terminar de emborracharnos en casa con Herbero (licor típico de Valencia).  Madrugar para comprar los croisants y el pan recién hechos en la panadería del barrio. Estos son.

 

 

 

 
00 01 02
04 05 06 07 0810 09

1311 15 18 19 20 21 22

 

AMOR, MAR Y MONTAÑA

Escribir una entrada sobre una boda, nunca es fácil. Las bodas son un cúmulo de emociones, de sentimientos, de momentos, de gestos, de olores, de sabores, de sonidos, y por mucho que te esfuerces en contarlo con palabras, es muy complicado llegar al poder que tienen las imágenes.

Elena y Christian son de las parejas que se hacen querer desde el principio, así de golpe, sin anestesia ni nada. Se involucran al cien por cien. Y desde el prinicipio confiaron ciegamente  en nosotros para que le hiciéramos el reportaje del día de su boda (fotografía y vídeo).

El lugar elegido para la celebración fue la Abadia de los templarios (La AlbercaSalamanca). Allí todo es más fácil: el ambiente rústico del hotel, sus habitaciones abuhardilladas, los bosques de encinas… nos ayudan a absorber toda la energía positiva, y mágica que nos rodea. Y creo que esta vez la sinceridad, y esponteadad de los novios y los invitados, nos lo dieron todo hecho.

Christian es asturiano, y como todos los asturianos, lleva su tierra muy a dentro. Por eso quiso que fuésemos a hacer las fotos de post boda a la playa de Rodiles (cerca de Gijón). Magia pura por los cuatro costados. Cantábrico a raudales. Asturias.

Si a esto le añades trabajar junto a mi hermano de sangre y videógrafo, Carlos Lorenzo, y junto a mi hermano de armas, Che. Pasear por la Playa de San Lorenzo de Gijón. Compartir un gigantesco pote asturiano con nuestro buen amigo y colega Miguela. Y cenar unos cachopos de medio metro con unas sidrinas junto a los novios y sus tios…. Se me saltan las lágrimas al recordarlo.

elenaycris-2734

elenaycris-0768elenaycris-2618elenaycris-4998elenaycris-2893elenaycris-0722elenaycris-2906elenaycris-2901elenaycris-2975verticaleselenaycris-2942elenaycris-3059elenaycris-3204elenaycris-4979

Esther y Antonio (14 Julio 2012)

Cuando se casa una amiga muy próxima a ti – una amiga como Esther – tiendes a ser sobreprotector, a preocuparte por el hombre que la apartará de tu lado y que se llevará la joya que es. Sin ser del todo consciente piensas “ojalá se la merezca, ojalá le haga justicia a su chispeante forma de ser, a su bondad y a su belleza, interior y exterior” Como un perro guardián, temes que la cosa no funcione. Hasta que conoces a Antonio y te dices: “Vale. Todo va bien, va a estar a la altura de sobra” Y bromeaba con Esther en la boda: “Que sepas que tu marido da mucho asco – le dije – No se puede ser más guapo, educado y cabal, más noble y buena persona”. Cuando los ves juntos sabes que el engranaje va a encajar como un guante. Que van a ser tremendamente felices.

Fue una boda emotiva, emocional, luminosa – la Abadía de Los Templarios es el entorno ideal – y con una intrahistoria que la hace aún más hermosa. El reportaje, de esos de los que te sientes -modestamente- orgulloso al final de temporada, muestra bastante bien la belleza que atesoran estos dos magníficos seres humanos, la delicadeza y amor con el que se miran, el inmejorable entorno familiar en el que van a construir su vida juntos. La responsabilidad que recae sobre ti, cuando trabajas para unos grandes amigos, no pesa tanto como pensabas, porque la joya de la que te desprendes ha encontrado a su alma gemela. No pierdes una joya, ganas dos. Ganas un tesoro y, las fotos, no dejan de ser un simple testimonio de cómo deben ser las historias de amor, en el mundo de los sueños. Por cierto, no olvidéis ver el trabajo de Carlos Lorenzo Rubio, con la recomendación de algún que otro pañuelo cerca.

11EstheryAntonio2EstheryAntonio3EstheryAntonio4EstheryAntonio5EstheryAntonio6EstheryAntonio7EstheryAntonio8EstheryAntonio8 EstheryAntonio9 EstheryAntonio10 EstheryAntonio11 EstheryAntonio12 EstheryAntonio13 EstheryAntonio14 EstheryAntonio15 EstheryAntonio16 EstheryAntonio17 EstheryAntonio18 EstheryAntonio19 EstheryAntonio20 EstheryAntonio21 EstheryAntonio22

Nuria y Alex (23 Junio 2012)

Pues qué queréis que os diga. Si me dejaran (sobre todo mi mujer) Nuria podría ser de las mujeres con las que me casaría. Por un montón de razones y, a pesar de lo que penséis, no por su físico. Su forma de ser, su intelecto, su manera de entender la vida y su actitud podrían enamorar a cualquiera. Y, por si esto fuera poco, es de la gente que tiene un corazón que no le cabe en el pecho. Que por algo se dedica a la educación especial. La conexión, tanto con ella como con Alex, fue total, como ya os comenté en la preboda que he subido. Y eso siempre ayuda, como ya sabréis por leer el blog. Como me suele pasar en las bodas que quedan especialmente chulas, ambos me dejaron hacer absolutamente de todo y La Abadía de los templarios en La Alberca no fue otra cosa que un escenario increíble para una boda que solo podía salir de una forma: Perfecta. Nuria llevaba un vestido precioso de Yolan Cris, unos zapatos mágicos que compro en El tocador de la novia y un ramo maravilloso de viveros Gutierrez. Alex iba impecable con traje y zapatos Lodi de Carlo Pignatelli. Los dos se pusieron las alianzas que eligieron en joyería Cid entre risas y alguna lagrimilla. Un cóctel increíble al anochecer en los jardines del hotel amenizado por trío de jazz Noches de Swing. Otra razón por la que está boda no caerá en el olvido es el vídeo de Carlos Lorenzo Rubio, donde se puede comprobar a lo que me refiero con la actitud de esta fantástica gente.