Para quien aún no me conoce

Hago fotos distintas, difer… Bueno, sí. Todo eso ya lo sabes. Porque todos decimos lo mismo ¿verdad? Y no siempre la realidad se corresponde con la historia que te contamos, supongo ¿A que no? No pretendo venderte ninguna moto, ni crearte falsas expectativas.

Lo único que puedo garantizarte es que pongo el corazón en lo que hago, que me gusta divertirme con mi trabajo; que quiero que tú te diviertas y que el reportaje de tu boda no sea un compromiso más que tachar en una lista de tareas, una obligación tediosa. No puedo decirte que soy el mejor. Nadie puede hacerlo, en realidad. No me gusta esa palabra; lo que sí que puedo es asegurarte que tengo una forma particular de entender la fotografía y el fotoperiodismo de boda, que es  parte integrante de muchos de mis trabajos. No critico a quien no comparte mi forma de ver las cosas, no pretendo imponer mi criterio. Tan solo creo en algo y lo defiendo, a través de mis actos.

Quiero colaborar para que tu reportaje de boda sea único, que recuerdes ese día como lo que es: un instante mágico, aislado del caos que nos rodea, alejado de malos rollos y peores energías. Tu pequeña gota de felicidad, en el universo que pretendes construir junto a quien quieres. Ninguna persona es igual a otra. Así que ningún reportaje puede ser un producto “prefabricado” que te recuerde a aquel otro que crees haber visto.

Si vivimos en el siglo XXI, tu reportaje de boda debe ser también algo contemporáneo; así son los referentes visuales y estéticos en los que procuro fijarme. Contemporáneo y moderno, pero con clase. Cada boda es única para mí, siempre es una experiencia nueva y no se parece en nada a la anterior. Pero eso no significa que, por querer experimentar, termine haciendo una chorrada o algo hortera. La elegancia no muere nunca, porque sus mimbres suelen ser siempre los mismos. Sencillez sin extravagancia, líneas limpias que no distraigan de lo importante: Tú y la historia que cuentas a través de tus fotos.

Me gusta investigar, no me asusta probar cosas nuevas. Si tú te atreves… yo también. No temo aprender de aquellos a quienes admiro y que comparten mi filosofía de vida y de trabajo. Lo decía Coco Chanel: “Lo importante no es que todos te conozcan, sino que te conozcan aquellos que importan”

Procuro escuchar, me gusta comunicarme y siempre, siempre, me llevo un trocito de cada pareja con la que trabajo, un fragmento de sus risas e ilusiones, de su historia de amor. En muchos de los casos terminan siendo mis amigos.  Y me gusta tratar bien a mis amigos. Procuro devolverles parte de lo que me dan, a través de la fotografía. Tengo la suerte de que es mi pasión y mi forma de ganarme la vida.

2 Comments

  1. Carmen Borrego Muñoz
    Posted 31 diciembre, 2012 at 17:17 | Permalink

    Querido Luis… para los que hemos seguido tus andanzas, no nos extraña ni nos asombra ni nada de nada todo esto que explicas. Y me explico yo: creo que fue por el 95-96 cuando empezabas a ver cosas, a captarlas, a meterte de lleno en este embrollo tuyo con el arte… Yo fui testigo de ello. En mi boda, por el 96, tuve ocasión de comprobar que ese ojo (el que se abre detrás del visor de la cámara) sólo es el acceso a una cabecita muy bien amueblada. Con muchas ideas que querían salir. El que guiña sirve precisamente para eso, para hacer ese guiño cómplice que te dice que el resultado va a ser otra cosa. Diferente y más que eso, fascinante. No tengo que decirte que me encantan las fotos de mi boda. Las que hiciste tu. Y punto. Y para acompañarme en el elogio, pregúntale a María quién captó como nadie la mirada cómplice de infinito amor entre ella y su hijo (el recién casado, vamos…). Doy fe de ello cuando voy a su casa y la veo colgada en la pared. Desde entonces, hasta ahora, he visto muchas fotos tuyas, y oye… qué jodío eres, no has dado ni un solo paso atrás. Siempre adelante. Siempre buscando y siempre encontrando.

    Hala, que me enrollo, me apetecía escribirte algo, y hoy, que es nochevieja, pues me salió esa venilla moñas que viene acompañando a un fin de año. Y como te he leido, y tu también te has puesto en plan, espero y confío que te parezcan bien estas palabras, escritas con el ánimo de desearte un año 2013 lleno de trabajo e ilusiones. Pero sobre todo, lleno de salud y alegría. Para ti y todos los tuyos.

    Con muchíiiisimo cariño.

    Mamen

  2. Posted 13 enero, 2013 at 00:50 | Permalink

    Buenísima la foto de Cherivas. Otra vez. Enhorabuena!!

Post a Comment

Your email is never published nor shared. Required fields are marked *

*
*

This Blog will give regular Commentators DoFollow Status. Implemented from IT Blögg