El cielo, estar contigo. La tierra, caminar bajo los árboles.

Ser el fotógrafo de boda de Myriam y Carlos sabía que iba a ser divertido, que lo iba a disfrutar, pero de ahí a encontrar a dos personas que seguro van a estar cerca cuando los necesite, hay una pequeña gran diferencia. Carlos lleva el cielo en sus ojos, es por eso que se dedica a reparar aviones para que otros puedan volar. Es por eso que Myriam le ama, porque solo con que se miren a los ojos son capaces de volar, sin avión, sin otro motor que el de sus grandísimos corazones. Un sofá en medio del campo en el que comparten los aterrizajes, y también los despegues, un lecho cerca de un mar de nubes. Amigos, muchos amigos. Muchas personas que les aman. Muchas personas que van con ellos donde les pidan, hermanas de Myriam que siguen creciendo y amando en la distancia. Primos y primas de Carlos con un corazón tan grande que no podría aterrizar  en cualquier pista. Así son ellos amor en esencia. La tierra para vosotros es caminar cerca de un río, bajo las enormes copas de los árboles que hacen cosquillas a vuestro amigo el cielo. Gracias por los abrazos y los besos en la distancia. Gracias por confiar y seguir confiando. Gracias por dejar trocitos de cielo cerca de los demás, así podremos acercarnos un poco a vuestra experiencia.

 

“Y de nuevo voy cogiendo brazados de palabras entre la hierba fresca y bajo el cielo.”

María Elvira Lacaci

 

01 02 03 04 05 06 07 08 09 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19

A fuego lento

Cocinar a fuego lento suele ser una de las premisas para que lo que estemos cocinando salga bien. Así es como llevan cocinando su amor Sandra y César. Pero, no solo su amor entre ellos, su amor por los amigos, por la familia, por sus trabajos. Ellos son pasión por el trabajo bien hecho, pasión por la cocina y la gastronomía. Su  encuentro no fue casual, estaban predestinados a amarse a fuego lento, entre cazuelas, sartenes, cazos y cuchillos, y allí se encontraron, en la costa, y allí comenzaron a amarse, viendo incendios de nieve y calor. Juntos han formado El Alquimista, donde siguen amándose, donde siguen queriéndonos a los que vamos a verles y a comer parte de su amor en los platos que César cocina y Sandra posa con suma delicadeza sobre el mantel. Amor, que una vez mas compartieron en la Sierra de las Quilamas, en el hermosisimo pueblo de San Miguel de Valero. Decidieron verse ellos dos solos, antes, vestidos como nunca antes lo habían hecho, para enseñarnos a todos que su amor es serio, que su amor no está calentado en el microondas.

1 2 2b 3 3b 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23

Soy, eres, son

Soy, eres, son. Soy feliz cuando parejas como Cris y Gonzalo deciden que voy a tener la responsabilidad, el placer, la osadía y el gusto de ser el fotógrafo que haga el reportaje del día de su boda. Ese día tan importante para todos aquellos que amamos. Importante para los que hacemos las cosas desde el amor. Una felicidad, que el día de la boda contagian aun mas a todos los que nos encontrabamos allí; si, Cristina y Gonzalo están hechos de esa pasta compuesta básicamente por un tres ingredientes, paz, amor y bondad, el resultado: la felicidad. Luis, eres afortunado por tener este trabajo, por tener a unas parejas tan adorables y achuchables.  Son seres de amor, seres que se quieren, y que quieren, que son felices cuando los demás lo somos. Son, como digo yo muchas veces, reversibles, porque son guapos por fuera, y guapos por dentro. Y creo no equivocarme cuando hago todas estas afirmaciones. Gonzalo, Cris, gracias por dejarme ser, por dejarme compartir. Una boda sencilla, donde tuve el placer y el gozo de compartir con mi hermano Carlos Lorenzo a los mandos del vídeo, y por supuesto, con el resto de compañeros de las películas, Zuzanna y Emilio. A mi lado, como en casi todas las ocasiones, mi hermano de armas Che.

1 2 3 467 5 8 9 10 11 12 13 2214 161523171819202124 25 26

Entre la locura de los viajes y la cordura del amor

La boda de Yanira y Antonio fue un maremoto de sonrisas. Sonrisas que acabaron en risas, y a veces en lágrimas de emoción.  Emoción es lo que siento cuando una pareja se pone en mis manos para que les haga las fotos que más me apetezcan, las que realmente me salgan del corazón. Corazón y pensamiento positivo son las razones por las que Yanira y Antonio han decidido pasar juntos el resto de su vida. Vida que compartieron conmigo, y que aun siguen haciéndolo porque estoy preparándoles un álbum con las fotos de su viaje de novios, un viaje que estuvo lleno de paseos, de más sonrisas, de frío y de calor, de nieve, de baños, de compras, de kilómetros. Kilómetros de amor, que recorren las páginas de su reportaje de fotos. Fotos que pude hacer porque tuve la grandísima suerte de que me escogieran como su fotógrafo de boda. Boda divertida, emocionante y con muchas, muchas horas que disfrutamos todos. Todo esto se puede resumir en un proyecto de vida que está entre la locura de los viajes y la cordura del amor.

24573 98 10 11 Sin título-1 Sin título-2 yanirayantonio-4198 yanirayantonio-4243 yanirayantonio-4831 yanirayantonio-4850 yanirayantonio-4868 yanirayantonio-5068 yanirayantonio-5246 yanirayantonio-5439

 

AMOR, MAR Y MONTAÑA

Escribir una entrada sobre una boda, nunca es fácil. Las bodas son un cúmulo de emociones, de sentimientos, de momentos, de gestos, de olores, de sabores, de sonidos, y por mucho que te esfuerces en contarlo con palabras, es muy complicado llegar al poder que tienen las imágenes.

Elena y Christian son de las parejas que se hacen querer desde el principio, así de golpe, sin anestesia ni nada. Se involucran al cien por cien. Y desde el prinicipio confiaron ciegamente  en nosotros para que le hiciéramos el reportaje del día de su boda (fotografía y vídeo).

El lugar elegido para la celebración fue la Abadia de los templarios (La Alberca- Salamanca). Allí todo es más fácil: el ambiente rústico del hotel, sus habitaciones abuhardilladas, los bosques de encinas… nos ayudan a absorber toda la energía positiva, y mágica que nos rodea. Y creo que esta vez la sinceridad, y esponteadad de los novios y los invitados, nos lo dieron todo hecho.

Christian es asturiano, y como todos los asturianos, lleva su tierra muy a dentro. Por eso quiso que fuésemos a hacer las fotos de post boda a la playa de Rodiles (cerca de Gijón). Magia pura por los cuatro costados. Cantábrico a raudales. Asturias.

Si a esto le añades trabajar junto a mi hermano de sangre y videógrafo, Carlos Lorenzo, y junto a mi hermano de armas, Che. Pasear por la Playa de San Lorenzo de Gijón. Compartir un gigantesco pote asturiano con nuestro buen amigo y colega Miguela. Y cenar unos cachopos de medio metro con unas sidrinas junto a los novios y sus tios…. Se me saltan las lágrimas al recordarlo.

elenaycris-2734

elenaycris-0768elenaycris-2618elenaycris-4998elenaycris-2893elenaycris-0722elenaycris-2906elenaycris-2901elenaycris-2975verticaleselenaycris-2942elenaycris-3059elenaycris-3204elenaycris-4979

Fotografías de la boda de María y Rubén

He de reconocer que cuando conocí a María en la boda de su hermano Javi, lo primero que pensé es, ójala cuando esta chica se case cuente conmigo para que lo recuerde durante toda su vida, porque además de guapa, María está siempre sonriendo, apostaría que cuando llega a casa le duelen los carrillos de estar siempre con esa cara de felicidad que todo lo inunda. Por supuesto, Rubén le sigue los pasos, un hombre simpático, amable, abierto. Así que cuando hace algo así como un año se presentaron para decirme que se casaban y que querían que yo fuese su fotógrafo de boda, la alegría fue máxima. Una boda en la que tuvimos mucha suerte, porque mientras estábamos en Salamanca con Rubén cuando se preparaba estaba lloviendo, y como podréis ver en la primera foto del resumen, se despejó y aunque se quedó fresquito, hizo un precioso día.

1

4 5 6 7 8 9 10 11 14 15 16 17 18 19

Boda de Laura y Alex

 

Laura y Alex son de esas personas que entran en tu vida fotográfica como de puntillas, pero sabiendo perfectamente lo que buscan y lo que encuentran. Son tan diferentes como complementarios, aunque hay en una cosa en la que si son iguales, en la grandeza de su generosidad. No creo que tenga mucho mas que decir. Su reportaje está hecho con todo el amor, con todo el cariño. Con ternura, con sonrisas y complicidad. Parece como si el reportaje de la boda hubiese sido una escusa para acercarnos a una amistad. Desde entonces han caído varias cañas, y hasta un cocido en Madrid. Las puntillas se han tornado en paso firme. Han entrado en nuestras vidas, y no creo que salgan tan fácilmente. Mil gracias

01

02

03

04

05

07

08

09

10

11

12

14

15

16

17

18

Boda en Barco de Ávila

Una boda en Barco de Ávila es uno de esos pequeños regalos que te llegan en forma de reportaje, en forma de pareja que se ve a la legua que se quieren, sin necesidad ni siquiera de agarrarse de la mano o de darse un beso delante de mi.  Pedro y Mery, Mery y Pedro.  Él es de esos hombres que te abren los brazos de par en par, para que seas su amigo, una parte importante en la que confiar en uno de los días mas importantes de su vida. Mery, es preciosa por dentro y por fuera, como no podía ser de otra manera en una persona que cuida y enseña a los mas pequeños a crecer, a jugar y a querer. Barco de Ávila es un remanso de paz y de tranquilidad, un pueblo donde la peluquería,en la que se peinó Mery, está a diez metros escasos del bar donde Pedro, su padre, su suegro, y yo mismo tomamos café a media mañana. Un bar con fotografías de paisajes nevados, que nos recuerdan que estamos muy cerquita de la Sierra de Gredos. Y a otros tantos metros de distancia, la casa de los padres de Pedro. Una pequeña boda, donde puedes llamar a cada invitado por su nombre de pila, porque eran una docena y media. Reportajes que te marcan porque te han dado la autoridad para hacer lo que mas te guste, lo que salga de más adentro de mi corazón y de mis ojos…Y así lo hice desde el momento en el que salí de Salamanca, Sigur Ros sonando en el coche, paisajes llenos de árboles, olor a jara, a tomillo y a resinas, un placer trabajar en sitios como Barco de Avila y con parejas como Mery y Pedro. Gracias parejita, gracias por dejarme ser, y por dejarme hacer. Sí, aun más.

pedroymaria-0779 pedroymaria-0798 pedroymaria-0810 pedroymaria-0955 pedroymaria-1044 pedroymaria-1113 pedroymaria-1249 pedroymaria-1271 pedroymaria-1358 pedroymaria-1593 pedroymaria-1657 pedroymaria-6999 pedroymaria-7028 pedroymaria-7089 pedroymaria-7267 pedroymaria-7294 pedroymaria-7353 pedroymaria-7370 pedroymaria-7388 pedroymaria-7417 pedroymaria-7426 pedroymaria-7447

Boda Cristina y Héctor 22 de Junio de 2013

A Héctor lo conozco de hace tiempo, porque es uno de los mejores chef que hay en Salamanca, cocina vanguardia en El Corrillo, y trabaja junto a su prima Mónica a la que también le hicimos las fotos de la boda. Por suerte llevo varios años trabajando con grandes cocineros y profesionales de la hostelería. De hecho, éste año le haré las fotos de boda a César y Sandra, de El Alquimista restaurante. Es divertido hacer bodas de cocineros de alto nivel, porque al fin y al cabo son creadores, son artistas, son artesanos, que utilizan sus manos, su corazón, su ilusión y su técnica para hacer felices a los demás, exactamente igual que yo.  Hicieron boda civil, al aire libre, en los jardines del restaurante Don Fadrique, en Alba de Tormes, que regenta, otro grandísimo chef, Nicolás Monge. Las fotos, desenfadadas, divertidas e incluso locas las hicimos muy cerquita, para no quitarle la magia al momento, ese momento que utilizamos hasta que anocheció. Divertida la fiesta, divertidos los invitados, y divertida la cena y sobre todo el superpostre, en forma de barra libre, con dulces, tartas, helados y frutas. Una experiencia en toda regla.

17 16 15 14 13 12 11 10 9 8 7 6 5 4 3 2 1

Boda en Santander

Santander Salamanca, como un título de película y como tal, la boda de Marta y Jurro, ha sido muy esperada en nuestro estudio, lo primero porque por motivos personales de la pareja, hubo que posponerla un año entero, y segundo porque son de esas parejas que te hacen sentirte un amigo suyo desde casi el primer momento. La postboda, la hicimos en la maravillosa playa de Valdearenas de SantanderMe fui con mi mujer para disfrutar de unos maravillosos días en Cantabria. Si no lo conocéis, os lo recomiendo de corazón. Marta y Jurro nos dejaron un apartamento que tienen en la montaña, alejados de ruidos, de bullicios, de estres. Entrar y salir cuando uno quiere, sin obligaciones, sin destinos, recorrer Cantabria sin un rumbo…Verde, montañas, nubes, humedad, playa, mar, rocas, pescado…Comillas, Santander,  El Sardinero,  Potes,  Reinosa, Torrelavega,  Laredo… Una boda donde no solo los novios si no todos los invitados te dejan hacer, se hacen complices de tu trabajo…Ceremonia religiosa en la Catedral Nueva de Salamanca, en la mini capilla de la Virgen de la Soledad, exteriores llenos de magia y de luz, un atardecer maravilloso en el campo. Espigas, globos, zapatillas converse, espigas caminos, polvo, amapolas, margaritas…y luego cena y fiesta en el Parador. Prácticamente todo lo que un fotógrafo de boda puede desear. Gracias parejita.

martayjurro-3 martayjurro-4 martayjurro-5 martayjurro-6 martayjurro-7 martayjurro-8 martayjurro-9 martayjurro-10 martayjurro-11 martayjurro-15 martayjurro-16 martayjurro-17 martayjurro-18 martayjurro-19 martayjurro-21 martayjurro-22 martayjurro-24 martayjurro-25 martayjurro-26 martayjurro-27 martayjurro-28 martayjurro-29 martayjurro-30 martayjurro-31 Sin título-1 martayjurro-1 martayjurro-2